Deterioro de valores en los venezolanos afecta la convivencia en el país



Muchos venezolanos, sienten necesidad de alzar su voz ante la crisis humanitaria que atraviesa Venezuela. “Convertimos a Caracas en una selva de cemento”, expresó Juan Carlos Churio”, comerciante de Candelaria, para él, en estos últimos 30 años los venezolanos han experimentado un deterioro en sus valores por carencia de un líder que sea verdadero ejemplo en el país.

Este cambio negativo en los valores no es gratuito. Los conflictos que enfrentan los venezolanos para llevar a cabo actividades cotidianas como la adquisición de alimentos y medicinas, pagos de servicios, hasta la gestión de un documento, han hecho del caraqueño un ser hostil. “La gente está cargada con mucha agresividad, te maltrata en la calle, en el metro te insulta, la pérdida de valores los ha llevado a dejar de lado hasta la vergüenza, porque usan las calles como letrinas”, declara Julio César Rondón

Así como también Camilo Castro, vecino de Candelaria, señaló que el fortalecimiento de los valores debe empezar con la educación tanto en los hogares como en la escuela. “Debemos comenzar por respetarnos desde el hogar y en los colegios, al mismo tiempo que el Gobierno debería poner en práctica normas que controlen a las personas”.

Irrespetar las normas de convivencia, cometer infracciones de tránsito, lanzar basura a las calles, no hacer uso del paso peatonal, son algunas de las conductas negativas del ciudadano.

Por su parte, el sociólogo Francisco Coello, profesor de la universidad Católica Andrés Bello (UCAB), explica que el problema que presenta Venezuela, se revela con la Teoría de las Ventanas Rotas del psicólogo social estadounidense Philip George Zimbardo. Él determinó que en aquellos espacios sociales donde reina el desorden, donde la autoridad no funciona de una manera adecuada y manda señales de anarquía a la población, se generan comportamientos impulsivos. “Hay un entorno que propicia ese caos y en el caos se pueden promover conductas inaceptables como comportamientos delictivos. El que debe poner el orden no lo ejecuta y lo que hace es promover desorden”.

Según Coello, es necesario aunar esfuerzos para recuperar los valores, involucrándose con grupos afines, como lo pueden ser, sindicatos, gremios profesionales, organizaciones no gubernamentales que defienden los derechos humanos o grupos religiosos. “Está demostrado que para corregir los problemas hay que actuar de manera cooperativa”. También es importante saber que la dirigencia mande señales de orden y que se haga cumplir la ley.

Cita Coello, “Un país donde hay capital social es un país en el cual puedes construir”.

 

 

 

 

Fuente: EU (El Universal)

¿Qué te parece?